lunes

MITOS GORDÓFOBOS EN MOVIMIENTOS VEGANOS Y ANTIESPECISTAS* por MAGDALENA PIÑEYRO


Ilustración ARTE MAPACHE

Confieso, he sentido vergüenza gorda en la cafetería vegana de mi ciudad. Fue fugaz, pero por unos segundos, antes de lograr disiparlo, me invadió el siguiente pensamiento: “Si pasara alguien por la calle y viera la incorrecta estampa vegana que supone mi cuerpo gordo sentado al lado de la ventana principal del local, seguro desistiría de entrar aquí... soy un mal ejemplo de vegana”. Me gustaría decir que la vergüenza gorda no suele invadirme en espacios antiespecistas; pero me invade, y lo seguirá haciendo mientras la gordofobia campe a sus anchas en ellos, en parte alimentada por los siguientes tres mitos:

viernes

Sin las trans, ni a por pipas por ITZIAR ZIGA

Itziar Ziga❤Verónika Arauzo 

Hace unos treinta años, yo paseaba mi adolescencia por una feria del libro en Sarasate, cuando me atacó la inevitabilidad del patriarcado. Estuve entre comprármelo y vomitar sobre él. Qué cabrón el que lo había escrito, qué fácil es vocearlo desde lo más alto de la pirámide social: las violencias que asfixian vuestras vidas serán eternas, mujeres. Con un padre maltratador y tras un asalto sexual paralizante, yo no estaba para que me dijeran que las feministas teníamos la partida perdida de antemano. Fui lista, pasé de leerlo.
Adivina, ¿por qué según el inevitable idiota nunca podremos derrocar al patriarcado? ¡Por mandato biológico! Chica lista, te ha tocado la muñeca chochona. Cómo si el resto de las animalas no evolucionaran: de asaltadas chimpancés a dichosas bonobas, casi ná. La reacción se repite más que el ajo: la Tierra es plana, las mujeres nunca podrán votar, España es indisoluble.

miércoles

Césars: “A partir de ahora nos levantamos y nos largamos”, por VIRGINIE DESPENTES


 Adèle Haenel abandona la ceremonia de los César el viernes 28 de febrero en la sala Pleyel tras el anuncio del premio otorgado a Roman Polanski. Photo Nasser Berzane. ABACA

Voy a comenzar así: estad tranquilos, poderosos, jefes, dirigentes, peces gordos: duele. Aunque lo sepamos, aunque os conozcamos, aunque hayamos experimentado decenas de veces vuestro poder en nuestro cuerpo,  sigue doliendo aún. Todo este fin de semana escuchando vuestros lamentos y berridos, vuestras quejas de que os obligamos a pasar vuestras leyes a golpe del artículo 49.3 y que no os dejamos celebrar tranquilos la victoria de Polanski y que os fastidiamos la fiesta pero detrás de vuestras lamentaciones, no os preocupeis: os oímos gozar del hecho de ser los verdaderos jefes, los grandes cabecillas. El mensaje llega alto y claro. No tenéis ninguna intención de aceptar esta noción de consentimiento. ¿Dónde quedaría la diversión de pertenecer al clan de los poderosos si tuvierais que tener en cuenta el consentimiento de los dominados? Claramente no soy la única con ganas de berrear de rabia e impotencia tras vuestra excelente demostración de fuerza. Claramente no soy la única que se siente asqueada al ver el espectáculo de vuestra orgía de impunidad. 

martes

TRAVESTISMO ANIMAL. Apuntes sobre la huída humana por ANALÚ LAFERAL y VAL TRUJILLO R. (1)

Animal 1- Garza Azul
En la expedición ansiosa de abortar el género, transitamos inevitablemente hacia el  
abandono de la especie. Acá estamos en la prisión de las carnes impregnadas de 
clasificaciones, categorías y obligaciones invocando rituales de dolor que mengüen 
un tanto la tristeza impotente que nos inunda estos territorios repletos de carnicerías 
y divisiones sexo-genéricas. 

¿Todos somos animales? Complejizando lo animal desde una crítica a los biologicismos por GABRIELA PARADA MARTÍNEZ


Si revisamos superficialmente los discursos de los movimientos sociales (anticapacitismos, antirracismos, antigordofobia, feminismos, etc) encontraremos que son pocas las facciones que tienen un sujeto político determinado por una condición biológica. Contrariamente, sobre determinada condición biológica como la piel, la genitalidad, el caminar con silla de ruedas o tener un peso más elevado que la norma, es que se han construido narrativas sociales de subalternidad.
Sofía Dumat-Clamor de Libertad

La revolución de las vacas, gallinas, zorras, ballenas, perras, mariquitas, víboras y muches más por LAURA FERNÁNDEZ



Cuando lees el sustantivo “Humano”, ¿qué imagen aparece en tu cabeza? 

En la mía aparece un cis-tío joven, cachas, delgado, blanco, hetero, sin diversidad funcional. Él. La representación viva y encarnada de la humanidad. Y es que está claro que algunos “humanos” son más “humanos” que otros. Pero esta no es la Fórmula 1 de “El sujeto más humano”, muches de nosotres fuimos relegades a, o preferimos ser, otra cosa. Preferimos cualquier cosa antes que ser el cis-tipito blanco humano por excelencia, o que su mirada deseante y constructora de mundos nos defina. Algunes preferimos abrazar nuestra animalidad, desde donde quiera que se nos niegue la supuesta racionalidad que caracteriza a esta nuestra especie. Hablo de gordes descontrolades, de racializades, de bolleras, bi y marikas desviadas, de trans y no binaries dinamitando el género, hablo de migrantes, precarias, enfermas, viejas, tullides, locas… Todas esas corporalidades otras, que estallamos la norma y desafiamos con nuestros cuerpos este mundo binario.

lunes

VOLVERSE MÁS QUEER por PATTRICE JONES


Santuario VINE

En este momento, mientras lees, los árboles están hablando entre sí a través de líneas telefónicas hechas de hongos. Los insectos envían y reciben mensajes invisibles de olor llevados por la brisa. Los pequeños mamíferos del bosque escuchan a los pájaros cantando, cuyos gritos de alarma advierten del peligro y cuyos alegres chirridos indican seguridad.

martes

Personas-no-hombres y activismo en la liberación animal: una tubería con fugas que urge cambiar por MARÍA R. CARRERAS

Es un hecho probado que existe una infrarrepresentación de las contribuciones de las mujeres o, mejor dicho, de las contribuciones de todas las identidades que no se corresponden con la del hombre, tanto en el mundo académico como en otros ámbitos, tanto laborales como de activismo y, por supuesto, también en el activismo por los otros animales. 
A medida que las personas que no somos hombres vamos avanzando en nuestros caminos, –o en el caso que nos ocupa hoy, concretamente en la senda de nuestra militancia por los otros animales– vamos reduciendo nuestra presencia, si la comparamos con respecto al espacio que ocupan los hombres. Este fenómeno se conoce como leaky pipeline
o tubería con fugas. Uno de los factores que contribuye a este desgaste de las mujeres es, según varios estudios científicos, la falta de modelos visibles de referentes. Y a partir de aquí hablaré en ocasiones de mujeres y ya no de personas que no son hombres, pues las referencias científicas que he encontrado son, en su totalidad, binaristas (es decir, dividen sus estudios exclusivamente en dos identidades posibles: mujeres y hombres).
Entornos muy diferentes (el laboral, el de la militancia, el mundo de la academia...) guardan una cuestión en común: una infravisibilización de las mujeres y de sus aportes a diferentes disciplinas y cuestiones. Y esta falta de referentes para las siguientes generaciones contribuirá negativamente a una proporcionalidad en el desempeño de hombres y mujeres

The leaky pipeline of women in STEM. The leaky pipeline often depicts women passively

Editorial Parole de Queer-Antiespecista: DEL PRIVILEGIO SE SALE


Este año, Parole de Queer cumple 10 años. Y queremos celebrar este aniversario con una nueva edición impresa de la revista. Se trata de un número muy especial para nosotrxs, enteramente dedicado a la transición transfeminista antiespecista. 
10 años después de la aventura que supuso iniciar el primer parole nos parece fundamental reivindicar esta alianza entre transfeminismo y antiespecismo que, aunque no es nueva, parece ser que se nos olvida.