domingo

EDUCACIÓN SEXUAL ES AUTODEFENSA por ITZIAR ZIGA

Itziar Ziga, de pequeña




Hablando de humillar a las víctimas, dice un alto cargo de la jerarquía católica española que el porcentaje de pederastia en la Iglesia es irrelevante. ¡Irrelevante tendría que ser ya vuestra secta infame! Desde Roma les han dado un leve tirón de orejas, y el secretario general de la Conferencia Episcopal acaba de reconocer el “silencio cómplice” de la Iglesia respecto a los abusos sexuales a menores cometidos en su seno. Pero en la misma frase centrifuga mierda a toda la sociedad, que debe “asumir su cuota de responsabilidad en esta cultura común compartida de silencio”. Eso sí, hace hincapié en señalar la supuesta inacción de la escuela. “Nadie se ceba con el ámbito de la enseñanza, ¿por qué con la Iglesia?”, se lamenta desde su alzacuellos. Teniendo en cuenta que hablamos de curas violadores de menores, solo se puede referir a esos centros educativos públicos y/o laicos donde precisamente los curas no han podido violar a menores. 

lunes

PRÓLOGO de "Disidentes de género. La nueva generación" por R. LUCAS PLATERO MÉNDEZ



Hay libros que hablan de historia de las personas trans y hay libros que son historia de las personas trans. En este caso, hablamos de un libro (en realidad nos referiremos a dos volúmenes) que forma parte de la historia norteamericana de la teoría queer y las personas trans, que ha sido espejo de cómo se la moldeado la resistencia trans. El primero libro es Disidentes de género: Sobre los hombres, las mujeres y el resto (Gender Outlaw: On Men, Women and the Rest of Us) y que aún no se ha traducido al castellano; fue publicado en 1994 por Kate Bornstein y ha sido un libro relevante tanto en el activismo como en la academia, generando una importante discusión sobre qué supone romper las normas de género y ser así personas fuera de la ley del binarismo. Surgió en un momento en el que todavía hacía falta demostrar que las personas trans y todas aquellas que exceden los límites de las normas rígidas, aburridas y repetitivas del binarismo, existían y eran maravillosas. Es decir, en un momento emergente de derechos civiles y luchas de los diferentes movimientos sociales que basaban su activismo en la creación de identidades fuertes, a menudo, naturalizando tales identidades; pero también fue un tiempo en el que surgía la teoría queer y toda la discusión sobre la performatividad; la construcción del sexo y el género; cómo el sexo fue siempre género; y cómo se ha utilizado el binarismo de género para organizar un mundo desigual, un binarismo de cuya relevancia no siempre somos conscientes. En este contexto, surgía un grupo de personas que necesitaba luchar por el derecho a existir y ser reconocidas, y ser reconocidas más allá de los parámetros normativos de las identidades LGTB, o de la identidad transexual en concreto, ocupando espacios más fronterizos, complejos y ambiguos que los que se podía nombrar y señalar con esas etiquetas.
http://contintametienes.com/producto/disidentes-de-genero/