viernes

Sin las trans, ni a por pipas por ITZIAR ZIGA

Itziar Ziga❤Verónika Arauzo 

Hace unos treinta años, yo paseaba mi adolescencia por una feria del libro en Sarasate, cuando me atacó la inevitabilidad del patriarcado. Estuve entre comprármelo y vomitar sobre él. Qué cabrón el que lo había escrito, qué fácil es vocearlo desde lo más alto de la pirámide social: las violencias que asfixian vuestras vidas serán eternas, mujeres. Con un padre maltratador y tras un asalto sexual paralizante, yo no estaba para que me dijeran que las feministas teníamos la partida perdida de antemano. Fui lista, pasé de leerlo.
Adivina, ¿por qué según el inevitable idiota nunca podremos derrocar al patriarcado? ¡Por mandato biológico! Chica lista, te ha tocado la muñeca chochona. Cómo si el resto de las animalas no evolucionaran: de asaltadas chimpancés a dichosas bonobas, casi ná. La reacción se repite más que el ajo: la Tierra es plana, las mujeres nunca podrán votar, España es indisoluble.

miércoles

Césars: “A partir de ahora nos levantamos y nos largamos”, por VIRGINIE DESPENTES


 Adèle Haenel abandona la ceremonia de los César el viernes 28 de febrero en la sala Pleyel tras el anuncio del premio otorgado a Roman Polanski. Photo Nasser Berzane. ABACA

Voy a comenzar así: estad tranquilos, poderosos, jefes, dirigentes, peces gordos: duele. Aunque lo sepamos, aunque os conozcamos, aunque hayamos experimentado decenas de veces vuestro poder en nuestro cuerpo,  sigue doliendo aún. Todo este fin de semana escuchando vuestros lamentos y berridos, vuestras quejas de que os obligamos a pasar vuestras leyes a golpe del artículo 49.3 y que no os dejamos celebrar tranquilos la victoria de Polanski y que os fastidiamos la fiesta pero detrás de vuestras lamentaciones, no os preocupeis: os oímos gozar del hecho de ser los verdaderos jefes, los grandes cabecillas. El mensaje llega alto y claro. No tenéis ninguna intención de aceptar esta noción de consentimiento. ¿Dónde quedaría la diversión de pertenecer al clan de los poderosos si tuvierais que tener en cuenta el consentimiento de los dominados? Claramente no soy la única con ganas de berrear de rabia e impotencia tras vuestra excelente demostración de fuerza. Claramente no soy la única que se siente asqueada al ver el espectáculo de vuestra orgía de impunidad. 

martes

TRAVESTISMO ANIMAL. Apuntes sobre la huída humana por ANALÚ LAFERAL y VAL TRUJILLO R. (1)

Animal 1- Garza Azul
En la expedición ansiosa de abortar el género, transitamos inevitablemente hacia el  
abandono de la especie. Acá estamos en la prisión de las carnes impregnadas de 
clasificaciones, categorías y obligaciones invocando rituales de dolor que mengüen 
un tanto la tristeza impotente que nos inunda estos territorios repletos de carnicerías 
y divisiones sexo-genéricas.