martes

Monique Wittig:"Las lesbianas no somos mujeres"

Monique Wittig:"Devenir lesbiana"
Monique   Wittig

Monique   Wittig,   en   sus   ensayos   de   finales   de   los   setenta, ofreció   una comprensión del feminismo, y del sujeto lesbiano en particular, que rompería con gran violencia   con   algunos  presupuestos   habituales   del   pensamiento   feminista sobre lacategoría del sexo.

A decir de Wittig, las formas hegemónicas de entender la tarea del feminismo, por una parte, y de teorizar el propio lesbianismo, por la otra, permanecían atrapadas en lo que Simone de Beauvoir bautizó como el Mito de la Mujer. 
Este no sería otra cosa que una construcción patriarcal de la que el feminismo habrían extraído los rasgos que consideraban más positivos, desechando el resto, para desarrollar unas políticas de la feminidad que no podrían liberarse del elemento clave de la opresión patriarcal, desde el punto de vista de Wittig: la división histórica de los sujetos  en las categorías  de hombre y mujer, y la institución de la heterosexualidad como sistema político de dominación de las mujeres.
Por ello, el concepto de la diferencia sexual representaba para Wittig un punto de partida teórico totalmente inadecuado para la lucha feminista. Tanto que se trataba, más   bien,   de   una   trampa   del   sistema   y   de   un   lastre   para la   crítica   radical   de   la normatividad sexogenérica. De hecho, la construcción del Mito de la Mujer quedaba asíidentificado como el primer eslabón del régimen político de dominación de las mujeres(al que Wittig llamó “pensamiento heterosexual).
Desde su punto de vista, las categorías sexuales (hombre-­mujer) constituyen una oposición  entre clases  sociales, en  el sentido  marxista del término, definida por  las relaciones   de   explotación   de   los   hombres   sobre   las   mujeres. Es   por   ello   que   el feminismo, como lucha por la emancipación de una clase social, implica en realidad una lucha por la desaparición de las categorías sexuales y, en consecuencia, de las propias mujeres en tanto que clase social (del mismo modo que la revolución del proletariado habría de terminar con la disolución de esta clase en una utópica sociedad sin clases).
Según este razonamiento, Wittig concluye, en su polémico e influyente “No se nace  mujer”, que la disidencia  del régimen  heterosexual puesta  en  marcha por  las comunidades lesbianas representa la ocupación de una posición de sujeto que escapa tanto  a la  dominación  heterosexista  como  a  las  categorías  de sexo  que definen  los límites de las posiciones genéricas y sexuadas. Escapando a la heterosexualidad, a la dominación por parte de la clase de los hombres, la lesbiana se sitúa más allá de las mismas. En este sentido, para Wittig, las lesbianas no son mujeres:  "Lesbiana es el único concepto que conozco que está más allá de las categorías de sexo (mujer y hombre), pues el sujeto designado (lesbiana) no es una mujer ni económicamente, ni políticamente, ni ideológicamente."
De esta manera, Wittig desafió al feminismo tradicional, al poner en práctica una desnaturalización radical de las categorías sexuales. Desnaturalización que profundiza en la línea de pensamiento abierta por Beauvoir, y que conduce el distanciamiento de la biología   hacia   una  crítica   de   la   heterosexualidad   en   tanto   que   régimen   político.
Podemos señalarla pues como nuestra primera variación queer de la pionera obra de Beauvoir: ni se nace mujer, ni hay por qué llegar a serlo.

*Género y performatividad: devenires queer de la identidad
Pablo Pérez Navarro.Universidad Carlos III de Madrid